Blog Deltell Abogados - Deltell Abogados - Deltell Advocats

llamar abogado barcelona
Vaya al Contenido

El delito de estafa.

Deltell Abogados - Deltell Advocats
Publicado por en Derecho Penal ·
No son pocas las veces que alguien puede creer erróneamente que ha sido estafado, i
viceversa, quien lo ha sido lo desconoce. Para evitar tales situaciones de incertidumbre, qué
mejor que remitirnos a la regulación legal del delito de estafa, que se regula en el Código Penal
en los artículos 248 al 251 inclusive, formando parte de las llamadas defraudaciones.

El delito de estafa genérico es un delito de resultado material, que exige que se lesione
efectivamente el patrimonio del sujeto pasivo. El Código penal establece que “Cometen estafa
los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro,
induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno”.

A los autores del delito genérico de estafa, se les impondrá una pena de prisión de seis meses
a tres años. Si la cuantía de aquello defraudado no excede el importe de 400 euros, se
impondrá una pena de multa de uno a tres meses.

En éste precepto lo que se protege son los ataques al patrimonio, y para que podamos hablar
de estafa, deberán concurrir los siguientes elementos esenciales y objetivos del tipo delictivo:

1.- Que exista engaño bastante: Es la falta a la verdad que produce error en otra persona, y
debe ser suficiente y proporcional para poder producir error en otra persona para conseguir el
fin propuesto.

2.- Que se produzca error en otra persona: Debemos entender el “error” como un
conocimiento viciado de la realidad, fruto del engaño bastante y que a su vez lleve a otro a
hacer una disposición patrimonial

3.- Debe existir un acto de disposición o desplazamiento patrimonial: Consiste en gravar una
cosa, entregarla o prestar un servicio de manera directa o por omisión. Tenemos que tener en
cuenta, que no se exige que la persona que es engañada sea a su vez la persona perjudicada,
sino que éste podría ser un tercero.

4.- Debe existir un perjuicio: En efecto, debe producirse un perjuicio, entendido como la
disminución del patrimonio de la persona engañada o de tercero, que sea cuantificable
económicamente, como consecuencia del acto de disposición patrimonial generado por el
engaño bastante y fruto del error producido.

Debemos tener en cuenta, que las expectativas económicas (el llamado lucro cédanse) no
pueden considerarse perjuicio. Solamente lo será el daño emergente, es decir, aquel que
realmente se ha causado y que no depende de expectativas o de un futuro.

Por otro lado, nuestra legislación regula los aspectos que debe reunir el autor del delito de
estafa, para poderse considerar la existencia de tal delito. A ello lo llamamos “tipo subjetivo”, y
en éste caso se exige:

1.- Que exista dolo: como voluntad de delinquir y/o perpetrar el tipo delictivo, realizando los
elementos objetivos del tipo señalados anteriormente.

2.- Que exista ánimo de lucro: debe entenderse como el propósito que tiene el sujeto que
delinque, de obtener una ventaja patrimonial.

Además de la estafa genérica, encontramos que el código penal también considera como tales
las estafas informáticas, realizadas mediante una manipulación informática o artificio
semejante, se consigue la transferencia no consentida de un activo patrimonial en perjuicio de
tercero; la Fabricación, introducción, posesión o facilitación de programas de ordenador
específicamente destinados a la comisión de estafas, que criminaliza el uso de programas
esenciales para llevar a cabo las estafas informáticas, y la Estafa mediante la utilización de
tarjeta de crédito, débito, cheque de viaje o los datos obrantes en ellos.

La legislación penal, además de contemplar los anteriores tipos genéricos del delito de estafa,
regula subtipos agravados y específicos de estafa.

DELTELL ABOGADOS
C/Rosselló nº 42, 3º 4ª
CP08029 Barcelona



Regreso al contenido